¿Qué es el TDL?

¿Qué es el TDL?

El lenguaje es una función cognitiva compleja y a la vez extraordinaria que interviene en el análisis de lo que percibimos, en nuestras emociones y en la elaboración de ideas. Es un vehículo fundamental para la interacción social.

El cerebro es una estructura dinámica, la adquisición del lenguaje depende no sólo de un proceso de maduración cerebral, sino también de diversos factores individuales, sociales y contextuales que pueden condicionar el ritmo del desarrollo lingüístico.

Cuando somos niños basta con que estemos inmersos en un entorno donde las personas se comunican por medio de palabras y una adecuada estimulación para que el lenguaje aparezca, aprendemos el idioma casi de forma inconsciente, de una manera implícita. Se inicia de una manera gradual,entre los dos y tres años de vida se produce un periodo muy intenso de adquisición de las habilidades lingüísticas y por lo general, a los 6-7 años de edad, la expresión verbal del niño es comprensible para cualquier adulto ajeno a su entorno. A esta edad poseemos un vocabulario extenso y dominamos las reglas gramaticales. En este momento estamos preparados para adquirir la lecto-escritura. En la edad escolar el lenguaje oral continúa su desarrollo, pero los cambios no son tan evidentes como lo fueron durante los primeros años de vida.

No obstante no todos los niños desarrollan las habilidades del habla y del lenguaje de la misma manera. Algunos niños presentan limitaciones lingüísticas considerables afectando a varios componentes del lenguaje, derivando en unas dificultades permanentessin que hayarazones aparentes. Estas dificultades de lenguaje permanentes más allá de los 6 años son los niños/asson lo que se conoce como TDL(Trastorno del desarrollo del lenguaje) (hasta hace muy poco denominado TEL Trastorno Específico del lenguaje).

Un símil que nos podría ayudar a entender las dificultades de estos niños y niñas con TDL) sería el aprendizaje de un nuevo idioma. Cuando somos adultos y queremos aprender otro idioma, es un procedimiento que exige un mayor esfuerzo y no lo hacemos de una manera tan implícita e inconsciente de cuando aprendíamos nuestra lengua materna. Tenemos que aprender el idioma de una manera “racional” recordando las palabras que hemos memorizado de forma voluntaria, aprender el sistema de sonido (fonología) y el de escritura (ortografía), familiarizarnos con la gramática (morfosintaxis) y memorizar las reglas e ir asimilando las formas sutiles de expresión (pragmática). Cuando nos habla alguien en otro idioma que no dominamos, necesitamos que nos hablen despacio y muchas veces entendemos la idea global pero se nos escapan detalles. Los niños con TDL no tienen su lengua materna automatizada serían como “niños extranjeros en su propia lengua”, pues han de hacer un esfuerzo consciente a la hora de buscar las palabras, pensar la estructura de las frases, buscar el tiempo verbal y realizar la concordancia género-número de manera correcta.

¿Qué les pasa a los niños con TDL?

No hay dos niños/as con TDL iguales. El perfil cognitivo de estos niños  puede ser muy variable.

Pueden tener problemas para expresarse a través del lenguaje oral y también para comprender lo que los demás les explican o preguntan. Además del lenguaje oral pueden tener alteraciones en otras funciones cognitivas tales como la motricidad, funciones ejecutivas i atencionales, mecánica lectora…

Cuando son pequeños, puede que no se entienda lo que dicen o incluso, no comunican verbalmente pero si con gestos. Pueden decir algunas palabras pero no son claras. Se les puede preguntar algo y contestan otra cosa, como si no comprendieran. A medida que se van haciendo mayores pueden tener problemas  para mantener una conversación incluso iniciada por ellos. Hay muchos niños que repiten siempre la misma frase como forma de inicio, tienen dificultades con el vocabulario o el uso de palabras, cometen errores con los tiempos verbales, género o número. Necesitan más tiempo para procesar el lenguaje. Les puede costar comprender  lo que otros les dicen y expresar sus pensamientos y emociones.

Siendo el lenguaje oral la principal herramienta pedagógica de la escuela, es previsible que un niño o una niña con TDL encuentre muchas dificultades para seguir las clases en el colegio, en la adquisición de los aprendizajes escolares  y para relacionarsecon sus iguales con riesgo de persistir estos problemas también en la adolescencia.

¿Es muy frecuente?

El TDL es un trastorno del neurodesarrollo con una prevalencia entre un 2-7% de la población infantil, a pesar de ello es un gran desconocido.

La detección precoz de las dificultades de lenguaje y de las comorbilidades asociadas son fundamentales para el desarrollo de estos niños/as, tanto en el ámbito académico, social y emocional.

La valoración debe llevarse a cabo por profesionales especializados y con amplia experiencia en la valoración de los diferentes trastornos del neurodesarrollo, pues en algunos casos pueden pasar desapercibidos y/o confundirse con otras patologías. 

Cuanto antes se intervenga mejor es el pronóstico. A pesar de que el diagnóstico no se realiza de manera definitiva a los 5-6 años (lel cerebro ya ha desarrollado el lenguaje oral y empieza a desarrollar el lenguaje escrito) la intervención logopédica debe empezarse  lo antes posible. Estos niños/niñas necesitan desarrollar estrategias a lo largo de toda su vida para poder compensar sus dificultades. El abordaje ha de ser multidiciplinar y valorar en cada etapa el tipo de intervención más adecuada.

Además del tratamiento de reeducación individual  será  imprescindible la colaboración de la escuela. Las adaptaciones escolares en los niños con TDL son difíciles ya que en todos los aprendizajes interviene el lenguaje. Es importante que los profesores/as entiendan sus dificultades, se involucren y lleven a cabo las adaptaciones metodológicas necesarias (en algunos casos curriculares).  Es fundamental el trabajo coordinado de los especialistas, la escuela y la familia.

¿Te ha gustado el artículo? Quizá te interesen estos cursos:

Deja un comentario